Politikha / Blog de Luis Alberto Chávez

27 enero, 2013

Las mentiras de Gilberto Díaz: testimonio gráfico

Gilberto Díaz Peralta, ex congresista y dirigente nacional del partido, ha renunciado al partido. Lo hizo en diciembre pasado, pero su renuncia ha hecho noticia recién ahora en medio de una campaña periodística contra el ex presidente y líder de nuestra organización, Alejandro Toledo.

No voy a referirme aquí a los calificativos deplorables que ha lanzado contra nuestro dirigente mayor, pero como miembro del CEN y de la Comisión Política del partido, sí quiero responder a su denuncia de fraude a la elección partidaria, realizada el 21 de octubre de 2012, en la que se renovó la Comisión Ejecutiva Nacional del partido, con Luis Thais como secretario general, fórmula de la que formo parte.

En una frase: Gilberto Díaz Peralta miente.

El siguiente testimonio gráfico que obra en los archivos del partido lo prueba:

El domingo 21 de octubre del 2012 en el marco de un Congreso Nacional Ordinario del Partido Perú Posible, se presentaron dos listas: La Número 1 encabezada por Gilberto Díaz y la Núnero 2 presidida por Luis Thais.



Mientras dirigentes y miembros del plenario llegaban a la reunión partidaria, en Lomas de Villa, Chorrillos, el candidato Díaz, muy contento él, no dejaba pasar la oportunidad de tomarse fotos con las bases.


El plenario se desarrolló sin dificultades ni contratiempos, con excepción del pedido de Gilberto que, ante la propuesta de elegir una lista por consenso, exigió ir a elecciones libres y secretas.




Y así se hizo. Los delegados, luego de debatir la agenda del día y almorzar, se dirigieron al local de votación donde se instalaron tres mesas con sus respectivas ánforas secretas. Todos hicieron su cola en orden. No hubo quejas ni reclamos, sino el espíritu de camaradería que se acostumbra en Perú Posible.




Al final, los resultados, por amplia mayoría, dieron como ganador y nuevo secretario general de Perú Posible a Luis Thais. Gilberto Díaz no protestó, ni presentó reclamo alguno. Por el contrario, con espíritu democrático, se acercó a saludar al vencedor.



Thais respondió al afecto de Díaz y ante la mirada de todos los militantes lo estrechó fuertemente contra su pecho. Díaz Peralta se hundió en su regazo. La militancia aplaudió el gesto de confraternidad.



Era el momento del cierre e ingresó la prensa. El presidente Toledo dio un discurso final y para sellar la unidad del partido llamó a Gilberto Díaz al estrado principal y lo felicitó por haber desarrollado una digna campaña. Díaz dio un breve discurso. El nuevo secretario general de Perú Posible, Luis Thais, también. Toledo cerró el encuentro y...


... en señal de unidad y fraternidad democrática les alzó los brazos a ambos, frente a la militancia y los medios de comunicación como testigos. ¿De qué fraude habla ahora? ¿Qué artimañas son esas de salir en cargamontón contra el el partido y su líder? ¿Compitió a la secretaría general con espíritu democrático o como parte del plan de una facción renegada y expulsada de Perú Posible?


Tres meses después, Gilberto Díaz Peralta envía una carta al partido renunciando irrevocablemente, denunciando fraude y favoritismos en aquella memorable jornada.

Su carta está fechada el 17 de diciembre de 2012 y dice muchas cosas producto quizás del resentimiento, falta de liderazgo o desazón frente a las derrotas continuas y pérdida de espacio -que son procesos normales en hombres políticos-. Quién sabe.

Pero lo que no dice Gilberto Díaz es que un día antes, el propio Alejandro Toledo lo llamó para proponerle integrar la Comisión Política del Partido. Gilberto Díaz aceptó.

Y ahora, gozando de sus cinco minutos de popularidad que dan los medios de  comunicación a las denuncias, el ex dirigente despotrica contra la organización que le abrió las puertas para trabajar, contra el líder que le confío hasta el último minuto responsabilidades, pero, sobre todo contra el decoro y la decencia que debe tener todo hombre que por un tiempo compartió el poder.

Bien dicen que en política, la decencia y la lealtad, no son monedas corrientes de cambio.



25 enero, 2013

Compra de casa de Sra. Fernemburg es Transparente y legal


Comunicado del Ex Presidente Alejandro Toledo

COMPRA DE CASA DE LA SRA. ROSE FERNEMBURG
ES TRANSPARENTE Y LEGAL

La Sra. Rose Fernemburg, madre de mi esposa, es una ciudadana de nacionalidad belga, de condición civil viuda, con residencia permanente en el Perú, país en el que ha decidido pasar toda su vida, bajo el cuidado de su hija única.

Mi suegra es una sobreviviente del holocausto de la Segunda Guerra Mundial, infausto acontecimiento en el que perdió a sus padres y hermanos.

Con el tiempo, rehizo su vida, se casó y tuvo una sola hija, Eliane Karp. Posteriormente, tuvo un segundo compromiso, sin hijos. De ambos compromisos con personas exitosas enviudó y heredó bienes y ahorros.

Además, a causa de la pérdida de toda su familia, ella ha sido compensada por el gobierno alemán de manera acumulativa por la desaparición de tres generaciones, y recibe una reparación vitalicia como víctima de la Segunda Guerra.

Toda su vida, la Sra. Frenemburg se ha dedicado a actividades privadas.

La compra de la propiedad de la Sra. Rose Fernemburg, fruto del esfuerzo de toda su vida, es una inversión privada, transparente, directa, sin intermediarios, que ha cumplido las normas tributarias de la SUNAT y ha sido inscrita en Registros Públicos, de acuerdo a ley.

Dicha transacción la ha realizado a través del sistema financiero peruano, cumpliendo con todos los requisitos legales que se exigen en una operación inmobiliaria de este tipo (pago de impuestos, alcabala).

Estoy indignado por esta patraña política. Por primera y última vez, hago esta declaración, revelando públicamente detalles de la vida privada de mi familia, para que no se especule respecto a la transparencia e idoneidad de mis familiares más cercanos.

Las discrepancias políticas son permisibles en Democracia. Lo que no es decente ni permisible es utilizar a familiares para atacar al adversario político.

Alejandro Toledo
Ex Presidente del Perú 2001 - 2006
25 de Enero de 2013

12 enero, 2013

El Perú nació Serrano


El ataque racista del Diario Expreso contra el Ex Presidente Alejandro Toledo es señal clara de que esta tara sigue vigente en nuestra sociedad. Nuestro país ha avanzado en la democratización de los derechos civiles. Amplias masas, antes rechazadas o disminuidas socialmente, tienen ahora los mismos derechos, aunque no siempre, los mismos espacios.
Aún discutimos, por ejemplo, si las nanas o personal del servicio doméstico, pueden o no hacer uso de los servicios higiénicos de los clubes privados donde sus patrones son socios. Ellas tienen el derecho de trabajar, pero no tienen el derecho de hacer pis en la misma tasa de quienes las contratan. No importa si acuden a los clubes privados a cuidar a los hijos de sus patrones. 
No falta tampoco, cada verano, el prepotente que cree que comprar un departamento o casa de playa le da derecho a extender su propiedad sobre arena, sol y mar y más allá. El nivel de irracionalidad es tan alto -como el negocio inmobiliario de casas de verano-, que dentro de poco tendremos con seguridad un nuevo movimiento cívico: Los Sin Playa.
El racismo desembozado y el racismo asolapado son dos expresiones de las muchas fracturas sociales que tenemos como país y que remontan quizás a etapas coloniales o incluso anteriores. Somos un mosaico étnico, una sopa serrana en pleno hervor donde entra de todo, desde olluco hasta brocoli, pasando por zanahoria, mote, todo tipo de papa y por supuesto carne con hueso.
En esta ocasión, el Diario Expreso (11 de Enero de 2013), publicó en su sección Azotes y Chicotazos –una área destinada a flagelar políticamente a sus opositores– un galimatías que nadie entendía, si no en su parte final donde denostaba a Toledo señalando su condición de Serrano.
El párrafo de marras decía lo siguiente: “Según el toledista Juan Sheput, el ministro de Economía, Miguel Castilla, es culpable de la salida de Campodónico de Petro-perú. A propósito, Toledo es “aliado” del gobierno humalista, del cual forma parte el correcto y eficiente ministro Castilla. ¿Qué les parece el comportamiento de Toledo? Serrano nunca bueno, si bueno nunca perfecto, y si perfecto siempre serrano”.
Es evidente la intencionalidad racista del comentario. Un ataque contra su condición de Serrano. Las reacciones no se hicieron esperar. Las redes, verdaderos desfogues sociales contemporáneos, estallaron con opiniones a favor y en contra. La mayoría, hay que decirlo, rechazando el tufillo discriminatorio del diario contra un hombre que personalmente ha superado este tema por sus convicciones, estudios y experiencia internacionales.
Pensando en lo que este tipo de agravio -por el color de la piel o los rasgos físicos- representa para una gran mayoría en el país, Toledo envió una carta de protesta al director del diario, Luis García Miró Elguera, en los siguientes términos:
“Universidad de Stanford, California, 11 de Enero de 2013.
Diario Expreso.
Estimado señor Director:
Lamento el deplorable nivel utilizado por su diario para referirse a mi persona, con evidente sesgo racista. Confieso mi indignación con este tipo de pensamiento anacrónico, en momentos en que el país se esfuerza por fortalecer la inclusión social.
El Perú tiene demasiadas fracturas como para ahondar una de ellas, quizás la más profunda, relacionada con su identidad.
En un mundo abierto, global y democrático, como el que nuestro país construye, no debe existir espacio para el racismo o la intolerancia étnica.
Toda conducta xenófoba debe ser erradicada desde su raíz por retrógrada, anticívica y dañina a la conciencia nacional.
Por tal motivo, Señor Director, exijo, de parte de ustedes, públicas disculpas, no conmigo, sino con el país.
Hasta para discrepar hay que tener decencia y lealtad. Lealtad a los principios de igualdad ante la ley, respeto a todos los ciudadanos y libertad de expresión con responsabilidad.
Construyamos juntos el Perú del futuro; no discriminemos.
Atte.,
Alejandro Toledo
Ex Presidente del Perú 2001 – 2006”

A las pocas horas, producto de la presión ejercida por la ciudadanía, desde las redes sociales, el diario pidió disculpas y anunció la separación del redactor responsable. No dijo nada, sin embargo, sobre la responsabilidad del editor de sección o del propio director.
El caso será recordado como una muestra del rechazo activo que el tema del racismo genera en nuestra sociedad. Integración y tolerancia hay y cada vez más. Pero también conductas retrógradas que confunden crítica con ataque y diferencia con discriminación. 
Habrá que seguir en estado de vigilia permanente. Lamentablemente.