Politikha / Blog de Luis Alberto Chávez

28 septiembre, 2012

Mentiras verdaderas


El programa “El Valor de la Verdad” producido por Frecuencia Latina y conducido por el periodista Beto Ortiz, debe ser cancelado. Desde sus primeras emisiones lo único que ha conseguido es superar a Laura Bozzo en ventilar lo peor del ser humano por un puñado de soles.

El programa no enfrenta al concursante con la verdad. Exhibe ante el público las miserias de aquel. El antivalor del programa está en escarbar el morbo y en mostrar lo pérfido, prohibido o torcido de las vidas de los concursantes, delante de sus seres queridos y a nivel nacional.

¿Qué puede tener de positivo un programa de este tipo? Las primeras revelaciones de la familia de Ruth Sayas -la concursante asesinada por su ex pareja sentimental-, señalan que los productores del programa jugaron un rol en la presentación televisiva de “la verdad” de la chica. Acomodaron la verdad de Ruth a un formato televisivo. Es decir, nos contaron una mentira.

Y esto es algo que tenemos todo el derecho de resistir.  Nos oponemos a un estilo de programa que tiene como cortina “El Valor de la Verdad”, pero que en el fondo se ha comprobado, con la muerte de una chica, que sólo es “El valor de la Mentira”.

Porque, finalmente, de esto se trata. La verdad, o mejor dicho, la búsqueda de la verdad, es una de las preguntas filosofales de nuestra existencia. Lo decía Aristoteles: “Negar lo que es y afirmar lo que no es, es lo falso, en tanto que afirmar lo que es y negar lo que no es, es lo verdadero”. La esencia de la verdad son las cosas tal como son.

El programa que comentamos transgrede este valor. Nos hace creer que teniendo como referente un polígrafo, lo que dicen los concursantes es la conforntación con la verdad y que si miente, perderá el valor de decir la verdad, o sea dinero. Los hechos demuestran que el programa no premia la verdad, sino la mentira, la mentira televisiva.

Los productores arreglan, acomodan, maquillan, la verdad tal como es y la presentan al público tal como no es. Eso condenamos. Que nos engañen. Algo tenemos qué hacer frente a esta Civilización de espectáculo, una forma ligera de entender y vivir la vida en la que el cine, el arte, la religion, el periodismo y la cultura en general viven esclavos del “gusto” mayoritario de la gente.

La sociedad civil tiene todo el derecho de mostrar indignación frente a este tipo de television basura. Estamos hartos de programas que solo hurgan en el morbo de la gente. Es nuestro derecho decirlo. El punto es: para pronunciarme en contra de este tipo de programa… ¿será suficiente con apelar a mi control remoto y hacer click?

Como dice Mario Vargas Llosa, no está en poder del periodismo por sí solo cambiar la civilización del espectáculo que ha contribuido a forjar. Es una realidad de nuestro tiempo, partida de nacimiento de las nuevas generaciones, una manera de ser, de vivir y acaso de morir. ¿Qué hacemos? ¿Nos olvidamos de todo y el sábado nos vamos al cine, al teatro o a la Opera? Cuidado que cuando querramos reacionar y este programa se use políticamente, como empieza a serlo, sea demasiado tarde.




0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<$I18N$LinksToThisPost>:

Crear un vínculo

<< Página Principal