Politikha / Blog de Luis Alberto Chávez

20 enero, 2019

Propuesta servida


Como una señal de los tiempos que vive el país –asqueados por la corrupción–, el miasma afloró esta semana. La matriz de alcantarillado que corre de forma paralela a la línea 2 del Tren Eléctrico, se rompió a la altura del paradero Pirámide del Sol y las aguas negras inundaron cuatro manzanas de San Juan de Lurigancho. 2 mil personas lo perdieron todo.

Una comisión especial del Colegio de Ingenieros determinará las causas del daño y las responsabilidades del caso. Las preguntas inmediatas flotan por sí solas. ¿Qué pasó realmente? ¿Fue un problema de ingeniería? ¿O un problema de corrupción? ¿Se hicieron trabajos apurados? ¿Se festinaron trámites para firmar el contrato de la Línea 2 del Tren Eléctrico? ¿Es el Consorcio Tren Eléctrico (Odebrecht – Graña Montero), el que movió y reinstaló la tubería el responsable? ¿Fue Sedapal negligente al recepcionar la obra y dar su conformidad?

Pero hay otras preguntas algo más sedimentadas que también debieran responderse: ¿Se puede prever un desastre técnico de esta magnitud? ¿Existen sistemas de vigilancia seguros de las alcantarillas? ¿Estamos preparados para responder a un desastre de esta magnitud?

Los atoros y daños en redes de alcantarillado dependen de  diversos factores. El nivel de pendiente, el material de construcción usado, el tiempo de construcción de la obra y la política de mantenimiento de la misma.  Las autoridades indican que el atoro de la matriz se produjo en 20 metros de tubería. Las primeras imágenes captadas por cámaras de video introducidas al área obstruida permiten calcular la acumulación de piedras y tierra de casi un metro de alto en un tubo de 1.5 metros de diámetro. ¿Entró el material por alguna rajadura o rotura del tubo o no hubo la gradiente adecuada lo que permitió el sedimento y acumulación de material y posterior atoro de la tubería matriz?

Para monitorear el nivel de material acumulado en el interior del sistema de alcantarillado se utilizan unas cámaras de televisión que, mediante boyas o balsas, se sueltan cada cierto tiempo en el interior de las alcantarillas para verificar el interior de las redes. También se usa la inspección visual a través de buzones y tuberías en las que se miden el nivel de sedimentación de materiales y velocidad de la corriente generada. Los cruces y las conexiones de intersección las tuberías son los puntos de mayor interés.

El ingeniero Manuel Luque Casanave, investigador de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y especialista en automatización señala que para generar una alerta temprana y evitar futuros colapsos de la red de colectores y alcantarillas, se puede colocar sensores ultrasónicos (no contactantes) de nivel en las tuberías de desagüe en los puntos críticos de de la red principal.

En el caso de la matriz colapsada en San Juan de Lurigancho estos sensores ultrasónicos de flujo se colocarían por pares, uno en un buzón y el otro en el siguiente buzón aguas abajo. El resultado es un sistema de monitoreo que permite detectar a tiempo si hay un atoro o una elevación significativa de nivel de aguas servidas, activando una alarma si encuentra valores por encima del promedio.


La ingeniería resuelve los problemas; ofrece soluciones. Que el desastre medioambiental de San Juan de Lurigancho sirva no solo para buscar responsables (que está bien hacerlo), sino que también ofrezca la oportunidad para mejorar la calidad de los servicios, usando la tecnología. Que afloren las ideas.


Etiquetas: , ,

13 enero, 2019

Recuerdos de la campiña española



Azorín decía que el alma castellana se explicaba por la meseta llana y la tierra elevada en la que habitaban sus pueblos, de sol canicular, tierra seca, tempestades inesperadas, vientos cortantes y chubascos repentinos que han marcado el carácter de su población.

Al hablar de La Mancha, el escritor se preguntaba si acaso existía otro pueblo “más castizo, más manchego, más típico”, donde las campiñas son rasas, las horas pasan lentas y las calles lucen vacías, estremecidas por el viento que brama impetuoso.

Algo parecido se puede decir de Artajona, Olite y Javier, tres pueblitos aledaños a Pamplona, capital de Navarra, donde el tiempo parece haberse detenido. La vida del campo, las calles vacías y el tañido a lo lejos de las campanadas de la iglesia le otorgan a estos lugares ese aire bocólico, denso y amarillo tan característico de la vida rural.

Caminar hoy por las calles empinadas de estos pueblos rurales de España es como convivir con la soledad, recuperar la fascinación por el silencio y ser de vez en cuando perturbado por el suave balido y el campaneo de un rebaño de ovejas que cruza sin preocupaciones las bien cuidadas carreteras que tiene la campiña española.

En estos tres pueblos que logramos recorrer existen castillos-fortaleza, construidos sobre promontorios de piedra que representan el dominio de las diversas castas feudales que dominaron estas tierras; una región poblada por los vascones que soportó las invasiones de diversas culturas: los romanos, los visigodos, los musulmanes y los francos, y cuyos descendientes, al final, lograron vivir de manera armónica, especialmente en Toledo, ese laberinto portentoso, pueblo de armeros y comerciantes, también conocida como la ciudad de las tres culturas.

Desde lo alto de los castillos, donde el viento golpea sin piedad, puede verse los pueblos con sus calles sinuosas, de casas de piedra y argamasa, techos a dos aguas y ventanas de madera, agrupadas en medio de campiñas, viñedos y pastizales.

El cielo es de un azul intenso como un tapiz en el que se dibujan las nubes blancas, grises o negras, que los lugareños reconocen y saben —horas más, horas menos —, si habrá lluvia o no.

No es difícil imaginar la vida campesina en estos apacibles lugares. Una naturaleza imprevisible, por momentos extrema, intensa. Y un grupo de hombres y mujeres del campo acostumbrados a mirar la vida con tranquilidad, a trabajar la tierra de manera sosegada, y a disfrutar de un buen vino de temporada, una hogaza de pan recién salido del horno y un pedazo de queso manchego; mientras una guitarra rompe en el silencio y el viento hace danzar el polvo de las calles empedradas que señalan un destino conocido, desde siempre.


Etiquetas: , , , , ,

06 enero, 2019

Poder es querer


El fiscal de la Nación, Pedro Gonzalo Chávarry, ha perdido toda legitimidad para seguir encabezando el Ministerio Público. Carece de superioridad jerárquica. Manda pero no gobierna. Ni él mismo se obliga. Un día saca a los fiscales Domingo Pérez y Rafael Vela y al día siguiente los repone.

El daño que le hace a la institucionalidad del Ministerio Público, sin embargo, no se resuelve con un caballazo jurídico del Ejecutivo. Es una situación de emergencia, pero aún en estas circunstancias, se debe respetar la constitucionalidad de las normas y la autonomía de los poderes.

Montesquieau decía que los tres poderes del Estado no podían estar en una sola mano o grupo de personas porque, sino, caemos en tiranía. Tampoco podía intervenir un poder en otro, sin afectar el balance y equilibrio necesario para gobernar sin abuso. La separación de poderes es básico para el funcionamiento democrático y para asegurar el respeto a las libertades y garantías procesales del ciudadano frente al Estado.

La propuesta del Ejecutivo propone mediante una ley que los fiscales supremos adjuntos reemplacen temporalmente a la Junta de Fiscales Supremos, expectorando a estos últimos de un plumazo. Esto, en tanto se forma la nueva Junta Nacional de Justicia que reemplaza al liquidado Consejo Nacional de la Magistratura. Eso no se puede hacer. No está previsto en la Constitución.

Esa vía de solución no existe, como bien lo han explicado diversos constitucionalistas. Pero, entonces, ¿qué hacer para recuperar la conducción jerárquica en el Ministerio Público?, ¿cómo apartar al fiscal Chávarry de su función respetando los cánones institucionales?, ¿Qué hacer si no renuncia voluntariamente al MP?

La respuesta pasa nuevamente por el Espíritu de las Leyes. Poner en funcionamiento la separación de poderes. Es decir, que cada uno de los poderes, despliegue su función, realice su tarea, y asuma su responsabilidad, en esta hora complicada.

Y para ello hay dos mecanismos. Si la denuncia es por infracción a la Constitución, el Congreso resuelve de manera autónoma. Si la denuncia es por delitos de función, el Congreso actúa como sala de antejuicio y dispone la suspensión del funcionario para que este sea denunciado por el Ministerio Público y sancionado por el Poder Judicial.

El fiscal Chávarry tiene actualmente cuatro denuncias en la SubComisión de Acuscaciones Constitucionales del Congreso de la República. Esta instancia debe procesarlas de inmediato, establecer el debido proceso y la legítima defensa, dictaminarlas, votarlas y elevarlas al pleno para su debate y aprobación final. La Comisión Permanente del Congreso puede igualmente presentar una nueva acusación constitucional.

La pelota está, pues, en la cancha del Congreso.

La reciente suspensión del fiscal Chávarry de su licencia como abogado en el CAL, tiene una doble instancia procesal que deberá ser resuelta en el Tribunal de Honor del colegio para que sea efectiva; pero inicia un proceso para que cualquier persona que se considere agraviada invoque el Art. 99 de la Constitución y pueda presentar una acusación ante la Comisión Permanente del Congreso por infracción constitucional.

El camino es largo, tedioso y complicado. Pero es el mecanismo legal que debemos respetar. Optar por la vía rápida de la intervención de un poder sobre otro es abrir una puerta peligrosa y poner un pie en el terreno fangoso de la inconstitucionalidad; una frontera oscura que celebran las masas, pero que al final, resulta contraproducente porque implica la supremacía de un poder sobre otro.


Al Congreso hay que decirle con todas sus letras que, en este caso, poder es querer.


Etiquetas: , , , , ,

24 diciembre, 2018

Navidad en San Miguel


 (I)

Antes de conocer en los libros a la Mamaé de La Señorita de Tacna, conocí en la vida real a MamaInés, la mamá de mi amigo Raúl. También venía del sur, pero de más allá; de Chile. Y estaba casada con un estibador chalaco a quien conoció en el Puerto de Antofagasta o Iquique, se enamoró de él y se vino al Perú para formar una familia, luchar a brazo partido por ella y quedarse en estas tierras hasta sus últimos días.

En la casa de MamaInés, pasé algunas de las mejores navidades, cuando niño. En la mía, la Navidad era casi como una noche cualquiera. Mamá trabajaba en casa hasta tarde, yo la ayudaba, y cuando la noche rendía, ella prefería ir a dormir temprano para continuar trabajando al día siguiente.

No es que fueran tristes mis navidades. No lo eran. Para nada. Yo era feliz viendo a mamá preparar la cena navideña y arreglar con tanto esmero la mesa de otros. Me gustaba ayudarla a pesar la harina, la mantequilla, todos los ingredientes para hacer los queques de anís, de chocolate, de pecanas; disfrutaba adornar el árbol y escuchar música de navidad interpretada por orquestas sinfónicas, pero, pensaba siempre, que todo eso era trabajo y no reunión familiar.

¿Qué es la navidad?, me preguntaba. ¿Qué exactamente significa?, ¿Cómo será una cena de colores, sentados, todos, en una mesa?

Con más preguntas en mi cabeza que respuestas, esperaba a que mamá se fuera a dormir para salir a la calle y estar con los amigos. La luz mortecina de los postes era perfecta porque así la noche era más intensa. En esa oquedad profunda, las luces de navidad de las casas brillaban como estrellas.

Una de esas tantas navidades, mi amigo Raúl, el hijo mayor de MamaInés, me invitó a pasar la nochebuena en su casa. Él no lo sabe, pero me dio uno de los regalos más lindos que he tenido. Me abrió las puertas de su familia y me sentó en su mesa de colores.

Aún recuerdo a su padre metido en la cocina, compartiendo con MamaInés, su esposa, la cena navideña. No solo había pavo. Como hombre de puerto, Raúl papá traía unos pejerreyes frescos con los que preparaba unos enrollados con tocino, embadurnados en huevo y harina, que eran un manjar de los dioses. Mientras, MamaInés aderezaba el pavo y preparaba la ensalada, el puré de camote o manzana. Raúl papá también preparaba diversidad de cocteles, especialmente un ponche batido que ese día estaba permitido que los niños bebiéramos, no mucho, lo suficiente como para no olvidar su sabor a caramelo, canela, leche, chocolate y un chorrito espirituoso.

MamaInés tenía todo en orden. Los platos iban saliendo conforme se acercaba la nochebuena. Los panetones se cortaban en cruz, para que se multiplicaran las piezas. Mi amigo Raúl y su hermana Angela ayudaban a poner la mesa y, en determinado momento, subían a sus cuartos a cambiarse y bajar bien peinados.

En la cena, hablábamos de cosas cotidianas, cosas del colegio, del barrio, mientras los platos iban y venían; al fondo la televisión nos iba contando que en otros lugares del mundo ya la navidad había comenzado y en otros ya había terminado. En nuestro pequeño planeta San Miguel, la navidad estaba en pleno desarrollo. A las doce en punto, se descubría al niño en el Nacimiento y Raúl y su hermana corrían al árbol esperando abrir sus regalos. Yo llevaba el mio. Y cuando no llevaba era porque lo traía puesto, alguna camisa, polo, pantalón o zapatillas.

(II)

Terminada la cena, salíamos al barrio a recorrer sus pasajes. Esa noche, las cortinas de las casas se abrían de par en par; las salas relucían. Adentro, las familias disfrutaban, cada quien a su manera, los potajes y dulces de la navidad. Poco a poco, los chicos del barrio nos juntábamos e ibamos haciendo mancha.

Raúl, Alfredo, Negro, Octavio, Cholo, Nano, Pablo, Lalo, Kike, Carlos, Willian, Raúl y Rubén Oscátegui; Oswaldo y su hermano Carlos, un rato nomás. Nosotros encendíamos cohetecillos. Los más grandes reventaban sus rata-blancas. Y los más pequeños, hacían piruetas con sus chispitas. Los adultos descorchaban vinos o destapaban cervezas. En algunas casas, se organizaban fiestas, venían primos y primas de otro lugar, y era una buena oportunidad para descubrir que nuestros corazones no solo se emocionaban por un partido de fulbito o por una buena película. Despertaban nuevas sensaciones. Nada inconfesable. Todo natural.

De cuando en cuando, pasábamos por la casa de Raúl y su mamá seguía en pie. Su papá en el televisor. Y ella ordenando las cosas. Al vernos, ¿más panetón chicos? y nosotros ¿sobró Ponche?

Cada año que pasaba fue así. Se hizo costumbre. Alguna vez, MamaInés me preguntó por qué no estaba a las doce en mi casa. Por qué no pasaba navidad con mi mamá. Y le conté que a esa hora mi mamá dormía. Que nosotros cenábamos temprano, como en cualquier otro día de la semana, y que mi madre y mi tía dormían temprano porque al día siguiente tenían que trabajar.

—Ella los quiere mucho. Se sacrifica por ustedes—, me dijo.

Y así era. 

(III)

El tiempo pasó.
Todos crecimos. El niño que llevábamos dentro dio paso a los hombres que somos ahora. La vida nos llevó por cursos diversos. No hemos llegado a la playa aún, pero vaya si hemos recorrido valles y surcado cañadas, hondonadas. En algunos serpentines, hemos dejado parte de la piel. En los meandros, hemos descansado. Pero seguimos avanzando.

He pasado muchas navidades después. Formé mi propia familia. Vinieron los hijos y con ellos llegaron sus risas, sus ojitos vivaces esperando los regalos. He celebrado con mi madre, quien hace mucho que ya no trabaja, pero sigue haciendo las mismas cosas que siempre hizo. Es como si su cuerpo solo hubiera aprendido a trabajar. Es curioso, pero le cuesta trabajo descansar.

He tenido navidades alegres, muchas navidades alegres, a veces también me he entristecido. Me ha tocado trabajar en navidad. He caminado por calles iluminadas, pero he reparado más en las noches oscuras. He buscado las estrellas. Y cuando no las he encontrado, me las he imaginado. Entonces, he visto una lluvia de ellas y he pensado que en diversas partes del mundo hay también gente mirando esas mismas luces. Y he querido conocerlas.

Sin proponérmelo, el cuidado, la preparación y el horneado del pavo es mi trabajo. Tengo mi técnica para ello y año a año la voy refinando. El árbol que hasta el año pasado armaba, este año no ha sido posible hacerlo. Y mucho me temo que no lo haremos más. Al menos, no hasta que vengan más niños. Si vienen. Mientras tanto, el pino de mentira descansará en el desván con sus eternas hojas verdes.

(IV)

Han pasado tantos años. Son muchas navidades las que he vivido. Y sobrevivido. Pero, por más que pasa el tiempo, veo con claridad los pasajes breves de la vida breve de niño. No se borran. Al contrario, se fijan como corales a la piedra.

Siento como si fuera ayer el aroma de mar de la Costanera y el murmullo de las piedras que golpea y arrastra el mar. Veo a mis amigos esperando a que llegue el nuevo día para salir al alba, en la hora azul, a buscar los restos de cohetecillos que no reventaron y hacer con ellos castillos o mechitas peligrosas.

Los veo con sus ropas nuevas, sus rostros felices, sus pensamientos buenos.

Aún veo a MamaInés invitándome a pasar. Una señora buena, un alma generosa, una mujer con un gran prodigio para las matemáticas. Sabía sumar y multiplicar de memoria varias cifras. Llevaba las cuentas mentalmente y cuando aprendimos a jugar con los números nos retaba a seguirle los pasos.

El tiempo no ha podido borrar de mi memoria ni los momentos, ni los gestos de todas las personas que conocí y con las que pasé algunas de las noches más felices de la navidad.

Los años se suceden y caen como hojas de un árbol que resiste las inclemencias del tiempo. Y todo sucede como ayer. 


Etiquetas: , ,

16 diciembre, 2018

El horror de la migración


La migración, uno de los principales problemas de la humanidad, es hoy la puerta de la globalización y, al mismo tiempo, la llave que la cierra. El 3,4% de la población mundial, está hoy movilizada, huyendo de sus zonas de origen, para apiñarse en las fronteras de naciones ajenas, o morir en un intento desesperado por no desaparecer de inanición o desesperanza en sus países de origen.

Las causas para ello son variadas. Están la guerra, la dictadura, la pobreza, el hambre; pero también, esa bombilla incandescente —llamada globalización— que atrae a gentes de países pobres en busca de mejores condiciones de vida para ellos y sus familias.

Si la globalización fuera un fenómeno de ida y vuelta no habría problema. Absorvería a esas masas humanas y las fundiría en las nuevas sociedades mestizas, abiertas, globales. Pero no es así. El proceso migratorio ha asustado al Estado nación. Y, por el contrario, hoy se levantan muros, alambradas, se imponen restricciones legales o sanitarias, o se rechaza abiertamente el paso de seres humanos de una economía a otra.

La globalización funciona solo para el paso de capitales. El intercambio de bienes tiene sus reglas y el paso de personas empieza a ser un problema mundial, al punto que las Naciones Unidas acaba de firmar un Pacto por la Migración que no ha logrado el consenso de los países y al que Estados Unidos se opone con firmeza.

La migración no es solo un problema social, económico o político. Es antes que nada un problema humano. Y, paradójicamente, un problema sin frontera.

En Grecia, en la Isla de Egeo, hay 12 mil refugiados hacinados que esperan en vano un salvocunducto para ingresar a Europa. Italia acaba de frustrar el trabajo solidario de Aquarius, un buque dedicado a salvar personas del naufragio en el Mediterráneo.

Esta semana, una niña guatemalteca, detenida por la policía fronteriza, murió al no probar alimento y agua durante varios días, pese a estar bajo custodia de la autoridad migratoria norteamericana. Hay 8 mil niños centroamericanos en la frontera en la misma situación. Otros 700 mil casos, están en las cortes migratorias de los Estados Unidos, pendientes de solución.

Los desplazados alimentan no solo el nacionalismo, sino principalmente la xenofobia, el miedo al otro, al diferente. La migración forzosa es considerada hoy una de las peores crisis humanitarias del planeta.

Para atender la emergencia, la solución está, por supuesto, en los países de destino. Pero, la solución definitiva se encuentra en los países de origen. ¿Por qué huye la gente de sus países? ¿qué los impulsa a abandonar sus naciones aún a costa de su propia vida?

No estamos ante la avalancha de seres humanos expulsados de sus tierra como consecuencia de un fenómeno natural (epidemias, terremotos, o sequías). Estamos ante algo peor. La huida de millones de seres humanos ante problemas generados por la mala política de recortar, asfixiar, suprimir, la vida en libertad. 

Verdaderas tragedias inhumanas de orden político generan el éxodo masivo de desplazados que vive el mundo. Dictadorzuelos que implosionan la economía y generan desabastecimiento y falta de oportunidades. Bandas armadas, ideologizadas o fanáticos religiosos, enfrascados en guerras civiles prolongadas por el poder. Todo, con el aval de potencias mayores interesados solo en elevar la productividad de su industria militar.

En el fondo, el drama es uno solo: trashumantes humanos huyendo del mayor horror que ha generado la especie: el propio ser humano, enfermo de poder. El verdadero terror está en el fracaso de la política: la guerra, la lucha fratricida por el poder, el autoritarismo, el fanatismo.


Etiquetas: , , , , ,