Politikha / Blog de Luis Alberto Chávez

09 junio, 2014

Facciosos y Partidarios *


"Facción" no es el mejor término político para definir una tendencia dentro de un partido, pero es el que ha utilizado un ex dirigente de Perú Posible para identificarse a sí mismo y a su grupo.
En su origen, la facción precedió al partido; representaba el apetito desbocado por hacerse del poder. Darío, el rey de Persia en el Siglo VI a.C., señalaba que la avidez desmedida creaba las facciones que luego echaban a perder la oligarquía. Por esa razón señalaba que el mejor gobierno era "el de uno, el mejor"; la monarquía.
Los partidos políticos como organizaciones son más recientes, de fines del Siglo XIX.
Las facciones se identifican con intereses más personalistas y caudillistas, en tanto que los partidos repesentan ideas más grupales o comunitarias.
En la actualidad, la facción alude más bien a un grupo que se incuba, desarrolla e  insurge dentro de un partido.
Por su espíritu subversivo -que subvierte el orden establecido-, la facción articula un bando, una pandilla que disiente, un grupo que acomete y arremete contra la institucionalidad partidaria.
Los facciosos -seguidores, identificados o pertenencientes a una facción- son, por definición, anti institucionalistas, anti sistema partidario.
Pero no se puede asumir que una facción sea negativa per se. Una facción puede fortalecer un partido, si confronta ideas, programas. O puede menoscabarlo, si se dedica solo a criticar, insultar y, sobre todo, si todo su esfuerzo gira en torno a encumbrar a una persona.
Si la facción es abiertamente separatista o conspirativa, entonces, no hay beneficio para el partido. Todo lo contrario. En ese caso, la facción no actúa como aliciente o acicate de la organización política, sino como impedimento o freno.  
En el Perú hemos tenido de los dos tipos de facciones. El socialcristianismo, desgajado de la Democracia Cristiana, fue a la larga positivo para el debate político. Otras facciones extremas y radicales que salideron del Apra o la Izquierda, terminaron al margen de la ley.
Pizzorno señala que los partidos pasan de ser una comunidad solidaria a convertirse en una sociedad de intereses. En el primer momento, los miembros comparten los intereses; en el segundo, estos difieren, son divergentes y hasta contrapuestos.
Hay también mucho de vanidad en una facción. Weber decía que la vanidad es un enemigo "demasiado humano" que el político tiene que vencer día a día. Su presencia es madre del apresuramiento y del mal cálculo político.
Los apetitos de liderar un grupo son naturales, humanos, cíclicos, generacionales. La caída de un Príncipe erige a quien lo saca. Es la ley de la recompensa.
Pero hacerlo sin respetar la institucionalidad partidaria, renunciando a sus cargos directivos, a sus reglas de juego, denostando públicamente a sus dirigentes y socavando a su líder en cuanta tribuna se le ofrezca, puede ser considerado una acto de traición partidaria o cuando menos deslealtad.
Las facciones pertenecen a la pre política. Tiempo de furias y asaltos del poder. Los partidos, con todas sus limitaciones, son organizaciones que articulan los diversos intereses. Los hechos y el tiempo determinarán qué tipo de facción ha nacido en Perú Posible. Entonces se verá si se cumple lo que el gran canciller de Napoleón, Talleyrand, decía: "En política, la traición es una cuestión de fechas".
(*) Publicado en Diario16, el lunes 9 de junio de 2014, p. 6.

Etiquetas: , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<$I18N$LinksToThisPost>:

Crear un vínculo

<< Página Principal