Politikha / Blog de Luis Alberto Chávez

21 agosto, 2016

Premier Zavala: haltera político

-->
Tras dos días de debate parlamentario, el gabinete Zavala –con 121 votos a favor, 2 abstenciones y 1 en contra– obtuvo el voto de investidura, tal como manda el Art. 130 de la Constitución.

Su discurso ha sido analizado desde diversos puntos de vista. Lo que no se ha dicho mucho es la tremenda fuerza política que tuvieron sus palabras en la parte introductoria.

El premier destacó la promesa de vida peruana de Jorge Basadre y engarzó en ella los logros de los últimos cinco gobiernos, sin retaceos ni mezquidandes.

A Fujimori le reconoció haber impulsado las reformas fundamentales para estabilizar la economía, recuperar la vitalidad productiva del país y combatir el terrorismo.

A Paniagua, el haber impulsado  (devuelto, diríamos mejor) la institucionalidad democrática. 

A Toledo, el haber consolidado los cimientos para lograr un crecimiento sostenido, haber impulsado la descentralización y la apertura de mercados e integración comercial.

A García, haber continuado el crecimiento económico y la reducción de la pobreza.

A Humala, haber impulsado la inclusión social y concluido el proceso de cierre de nuestra frontera.

Esta suerte de "continuidad gubernamental sustantiva", Zavala la consideró como el resultado de una muestra de madurez de nuestra clase política; "producto de la cooperación".

No ha sido tanto, en realidad. Pero suena bien. Sobre todo para alguien que sabe que va a necesitar hilvanar consensos en el Congreso para poder ejecutar su plan de gobierno.

En todo caso, es la primera vez que una alta autoridad política, en el poder, reconoce los logros de los cinco gobiernos que lo preceden, sin generar controversias ni molestias.

Reconocer a Fujimori, sin mencionar el quiebre institucional del 5 de abril, fue un paso audaz del primer ministro. Un envión de 500 libras, para hablar en términos olímpicos. 

-->
Luego de eso, y de conceder en soltar algunas críticas a la gestión anterior –sin representación en el Parlamento–, el ministro y su gabinete miraron el tablero electrónico para esperar con tranquilidad el resultado de la votación.

Si esta actitud de colaboración del fujimorismo se mantendrá a lo largo de todo el periodo de gobierno, lo veremos pronto, cuando el gabinete Zavala vaya por más y solicite oficialmente la delegación de facultades legislativas.

Puede que el ánimo no sea igual de entusiasta. Pero, aún entonces, el Premier puede apelar al momento final de su discurso: "Diferencias habrá, pero estoy convencido de que lo que nos une es más grande que lo que nos divide".

Y siguiendo el pensamiento Basadre, añadir: "La promesa de la vida peruana es posible solo en unidad dentro de la diversidad. Deseo que juntos construyamos una sola República, orgullosos de nuestro pasado y optimistas del futuro próspero que nos merecemos y que estoy seguro todos unidos contribuiremos a lograr".

De pasar este segundo obstáculo –el de las facultades delegadas– el ministro Zavala no tendrá que preocuparse más de si es más técnico que político.

Esa distinción no se mide por lo que pensamos y aspiramos, sino por lo que hacemos y logramos. Y en su caso, sus actuaciones lo presentan, más como un seguidor de la halterofilia política, que olímpica.



Etiquetas: , , , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<$I18N$LinksToThisPost>:

Crear un vínculo

<< Página Principal