Politikha / Blog de Luis Alberto Chávez

20 mayo, 2018

La memoria larga de la Nación


En el país se ha puesto en discusión el tema de la memoria. No la memoria de las personas, sino de la Nación, de la colectividad, de los hechos que ocurrieron entre 1980 y hoy y que algunos no quieren aceptar que ocurrieron, o no quieren entender o simplemente quieren tergiversarlos o negarlos.

La verdad, como la Historia, es una sola, aunque la mayoría de las veces, en la práctica, existan muchas “opiniones” y muchas “mentiras”. La historia la escriben los vencedores, dijo George Orwell. La historia, sí, pero el relato de los hechos, no necesariamente apuntan a la verdad.

En el Perú el proceso post violencia terrorista no termina. Ni de cerrarse, ni de comprenderse. Mucho menos de superarse. Es una herida abierta. Lo demuestra el hecho de que exista hoy un grupo de poder que pretenda alterar la memoria y re-escribir la historia.

En el Perú hubo terrorismo. Sí. Es una verdad tan grande como el atentado a Tarata. Pero también hubo asesinatos extrajudiciales a manos de las Fuerzas Armadas contra campesinos y contra terroristas y allí están Putis, Accomarca y otros para señalarlo.

Reconocer que se cometieron delitos en ambos lados no es ser pro terruco. El Lugar de la Memoria (LUM) está allí para recordarnos a todos lo que pasó. No lo que hubiéramos querido que pase.

Es doloroso reconocer los hechos de sangre que hubo en nuestro país en nombre de la democracia. Como es terrible reconocer que hubo grupos organizados que combatieron contra Estado y el gobierno con métodos terroristas.

Pero es necesario aceptar los hechos tal y como fueron si en verdad queremos no volver a cometerlos. Acomodar la historia a un plan para hacernos creer que la estrategia anti-subversiva estuvo exenta de crímenes es alterar hoy nuestra memoria corta para afectar la memoria larga.

Hannah Arendt nos enseña que borrar la línea divisoria entre la verdad de hecho y la opinión es una de las muchas formas que la mentira puede asumir.

La memoria larga del país es necesaria para saber quiénes somos, qué hicimos y a dónde vamos. Tergiversar los hechos, repetir mentiras de forma permanente o simplemente eliminar aquello que no reconocemos, puede, de tanto insistir, alterar la memoria larga de la Nación que es la única que como ocurre en nuestro cerebro, consiente almacenar información por periodos extensos. No permitamos que cierren el LUM.



Etiquetas: , , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<< Página Principal