Politikha / Blog de Luis Alberto Chávez

15 marzo, 2014

Confianza ministerial: Escenarios y cursos de acción



El Presidente de la República está en una encrucijada. Ha hecho cuestión de Estado sobre el voto de confianza del Congreso a su quinto gabinete; colocando a su gobierno en un curso de colisión con las fuerzas de oposición de consecuencias imprevisibles.

¿Qué escenarios pueden presentarse?

El primero es que se mantenga la correlación actual. Un limbo jurídico en el que las fuerzas de oposición no le niegan la confianza al gabinete, pero tampoco se la otorgan, manteniendo su voto en abstención, situación que desgastaría no solo al Ejecutivo, sino al país.

Una segunda opción es que en estas 48 horas algunas fuerzas del Congreso –léase conglomerados AP-Frente Amplio, Unión Regional, Pepecistas y demás– “mediten” su voto y decidan “por el bien del país”, otorgar finalmente la confianza al gabinete. El costo es algo que el Ejecutivo deberá evaluar.

Un tercer escenario es que estas fuerzas decidan más bien negar la confianza al gabinete y votar decididamente en rojo. En este caso, allanarían el camino al Ejecutivo que no tendría más opción que presentar un nuevo gabinete.

Si esto último sucede, el Congreso quedaría al borde de su propia viabilidad, pues un segundo gabinete baloteado, dejaría al Presidente Humala en poder de disolver constitucionalmente el Legislativo.

Todo depende del camino que elija el gobierno. Puede decidir compartir el poder y convocar a un gabinete de ancha base (con nuevos aliados). O puede crear un gabinete nacional y de consenso (como le propone Alan García), pero que no necesariamente signifique cuotas de poder con otras fuerzas, sino la covocatoria de figuras reconocidas y de consenso, una especie de gabinete de notables.

La tercera opción va más en la línea de lo que acaba de decir el Jefe de Estado en Huarochirí. 
“Tiene que cambiar la política, por eso necesitamos una renovación en el pensamiento de los políticos. Y que entendamos todos los políticos que tenemos que trabajar no pensando en intereses subalternos, no pensando en intereses personales”.

Es decir, no negociar ni repartir el poder. Persuadir y obtener la confianza sin incorporar nuevas fuerzas al gobierno.

Si eso no cambia, y el presidente se mantiene firme en su decisión, el curso de la acción se traslada a las fuerzas de oposición.

A partir de allí, serán esas mismas fuerzas opositoras las que deberán meditar si les conviene denegar la confianza al gabinete exponiéndose a recibir un segundo gabinete sobre el que no cabría más la abstención, pues, llegados a ese punto deberán votar verde (para continuar equilibrando el poder desde el Legislativo) o rojo para autodisolverse.

Etiquetas: , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<$I18N$LinksToThisPost>:

Crear un vínculo

<< Página Principal