Politikha / Blog de Luis Alberto Chávez

18 febrero, 2018

Marco político


En el teatro, la puesta en escena es el elemento más importante que define su relación con el espectador. Es el espacio en el  que se contará la historia; en el que se despliegan los elementos que impactarán los sentidos y que desencadenarán las emociones.

La puesta en escena es el lugar en el que convergen, como un todo armonioso, la escenografía, la música, el color y, por supuesto, los actores y sus líneas.

Llevados estos elementos a la política, la puesta en escena, es el teatro de las representaciones. Ayuda a los personajes que detentan poder a expresarlo, manifestarlo o denotarlo. No es un montaje. Menos una farsa. Es un elemento poderoso de persuasión.

La puesta en escena ayuda a reforzar el mensaje que se quiere comunicar. Y muchas veces, la propia escenografía, es el mensaje.

Los desastres naturales, por ejemplo, ofrecen marcos ideales para los personajes poderosos que quieren evidenciar liderazgo, capacidad de solucionar problemas y dirección. Una iglesia derruida, un colegio en escombros, un puente por los suelos, establecen, en una sola mirada, el marco referencial que el hombre con poder busca solucionar de inmediato. La palabra reconstrucción, por ejemplo, adquiere real sentido en un escenario así.

Si lo que necesitas es comunicar dinamismo y confianza en la economía, es mejor inaugurar una nueva planta o visitar una gran empresa exportadora, antes que simplemente poner un mensaje en Twitter. En una inundación, un jefe de rescate, en el lugar de los hechos, en mangas de camisa y con botas, comunica mil veces más que una nota de prensa dando cuenta de los hechos.

Inaugurar unas calles está bien para un alcalde, pero no para un presidente. La puesta en escena es fundamental para transmitir el tipo de liderazgo que quieres proyectar. ¿Un presidente y sus vicepresidentes trabajan unidos y codo a codo? Presentarlos cada quien en su propia una anconera, con uno de ellos sin sonreír, lentes oscuros y sin aplaudir, no es la mejor escenografía que me comunique esa idea. Todo lo contrario.

La puesta en escena no es un efecto para teatralizar la política. Es un recurso para remarcar sin palabras la política que queremos desarrollar.

Siempre que se quiera comunicar algo primero se debe pensar cómo y dónde lo hacemos. Solo hay que tener en cuenta una cosa más. Una golondrina no hace un verano. Hacerle seguimiento a la política comunicada es el complemento perfecto de la puesta en escena. De lo contrario, es solo un acto más que termina cuando se apagan las luces. La puesta en escena política, no es hacer teatro político. Es enmarcar el mensaje.



Etiquetas: , , , , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<< Página Principal