Politikha / Blog de Luis Alberto Chávez

13 noviembre, 2010

Toledo en el CADE 2010

“El crecimiento económico no es competitivo ni sostenible sin inclusión social”
Permítanme insertar nuestro país en el mundo y en América Latina para contextualizar el reto de la competitividad en el Perú.
La economía mundial vive momentos desafiantes y en algunos casos amenazantes.
La crisis del 2008-2009 encuentra a las economías latinoamericanas fortalecidas en comparación con hace 25 años. Pero debemos estar alertas a los efectos de factores externos no deseados.
A grandes pinceladas, esto viene ocurriendo en EL MUNDO:
Estados Unidos no termina de recuperarse de la crisis 2008 -2009.
El pronóstico de crecimiento para el 2010 es del orden de 2,4%, después de venir el año pasado en menos 2,2%. Pero la tasa de desempleo sigue en alrededor de 10%.
Los 600 mil millones de dólares que el Presidente Obama ha inyectado al mercado pueden contribuir a darle dinamismo y ayudar a su recuperación.
Sin embargo, Estados Unidos no está libre de una recaída.
Y los médicos dicen que una recaída puede ser peor que la propia enfermedad.
Una mayor liquidez origina tasas de interés más baja en Estados Unidos. Esos dólares vienen luego en busca de mercados emergentes como el nuestro, reduciendo el tipo de cambio real, lo que puede terminar siendo contraproducente para nuestras exportaciones y abaratando las importaciones que compiten con nuestros productos.
En Europa se espera una tasa de crecimiento de alrededor de 1,1%.
Esperamos que los esfuerzos que realiza Alemania y otros países de la Unión Europea para encapsular las crisis de Grecia, España -y en menor medida Francia- tenga éxito.
Sobre todo para evitar que esa crisis financiera se expanda a los Estados Unidos y tenga un efecto de arrastre adverso en la economía latinoamericana y, consecuentemente, en la peruana.
China e India seguirán creciendo entre 8% y 9% y continuarán jugando un papel preponderante en las economías latinoamericanas. El Perú seguirá beneficiándose de ese crecimiento.

AMERICA LATINA
Las economías latinoamericanas, en promedio, tienen un pronóstico alentador.
América Latina viene creciendo en alrededor de 4% en los últimos 4 años. No hay razón para que eso no continúe.
Sin embargo, América Latina como región enfrenta un reto mayor: crecer disminuyendo su tasa de desempleo, reducir la pobreza, diversificar la producción y trabajar hacia una con mayor inclusión social.
El reto es dar el salto de ser una región exportadora de materias primas a una economía con crecimiento más diversificado y con mayor valor agregado.
EL PERU
En este contexto en el cual se desarrolla la economía mundial y latinoamericana, el Perú tiene el reto de construir el segundo capítulo de su futuro al cual hizo referencia ayer el profesor Michel Porter.
Construir un país con crecimiento sostenido, con producción diversificada, competitivo, con menos pobreza y mayor inclusión.
Este esfuerzo adquiere relevancia, ante su posición geográfica privilegiada en la Cuenca del Asia-Pacífico.
Debemos comenzar por lo primero.
Recibimos una economía recesada desde 1997. El 2001 el país tenía un crecimiento de 0,2% y cinco años después lo dejamos 7,7%.
El déficit fiscal en el 2001 era menos 2,5% y el 2006 lo dejamos con un superávit de 2,1%.
Recibimos una inflación de 2% y la dejamos en 2%.
Recibimos una economía con un ingreso per cápita de 2,500 dólares y ahora gracias a las bases que sentamos en el crecimiento económico y a la continuidad que le ha dado el presente gobierno el per cápita está en 5 mil dólares.
Entre el 2001 y el 2006 triplicamos las exportaciones. Pasamos de 7,026 millones de dólares a 23,830 millones de dólares.
Hicimos algunas obras: La Interoceánica del Sur y del Norte, Las Bambas, Camisea, El Puerto del Callao, El Acuerdo Comercial con los Estados Unidos, Unión Europea, Tailandia, Singapur.
Incrementamos el 100% los sueldos de los maestros. Se creó el Consejo Nacional de Competitividad y se elevó a política de Estado en el Acuerdo Nacional. Creamos el Plan Nacional de Competitividad.
El reto hoy es definir y ponernos de acuerdo sobre el horizonte y visión de futuro para saber hacia dónde queremos llegar los próximos 20 años, teniendo como primera evaluación el Bicentenario de la Independencia; el 2021.
Esto requiere una alta dosis de madurez política para obtener consensos sobre esta direccionalidad hacia el futuro.
El Perú tiene entre sus manos por primera vez en su historia la gran oportunidad de dejar de ser un país exportador de materias primas para convertirse en uno que de valor agregado a sus exportaciones.
Bienvenida sean las inversiones en sectores extractivos, pero busquemos también inversión en salud, educación, innovación tecnológica para ser menos vulnerables a factores externos.
Mi visión del Perú es un país que consolida el crecimiento económico alcanzado en los últimos dos periodos de gobierno, diversifica su producción, crea más empleos de calidad, disminuye la pobreza, genera más inclusión y, consecuentemente, más competitividad.
Si somos capaces de construir un país más cohesionado culturalmente, no veo razón alguna para que el 2021 el Perú no esté preparado para jugar en la liga mayor de la economía mundial.
Tenemos todo. Hemos demostrado lo que somos capaces de hacer.
Si somos capaces de construir una sociedad más cohesionada basada en nuestra diversidad cultural, el Perú no tiene razones para no dar el salto hacia un desarrollo sostenido y sustentable.
El crecimiento económico no es competitivo ni sostenible, sin inclusión social.
Para ser competitivos y entrar a la primera liga de la economía mundial, necesitamos tener políticas sociales deliberadas y medibles que acompañen el crecimiento económico sostenido.
Por políticas sociales deliberadas, me refiero a la responsabilidad que le corresponde al Estado de tener políticas sociales explícitas de mejorar la calidad de la gestión púbica y de ser competitivo.
En Salud:
Necesitamos revertir la tasa de 18% que tenemos en Niños menores de 5 años con desnutrición crónica.
En Educación:
Proponemos elevar la inversión en educación por alumno para incrementar la calidad de la Educación.
Uno de los componentes del desafío complejo que significa mejorar la calidad de la educación de aquí al 2016, es doblar el sueldo a los maestros.
En un eventual gobierno de Perú Posible, en la búsqueda de mayor calidad educativa, como ingrediente de buscar mayor competitividad en el mundo, volveremos a doblar el sueldo a los maestros.
Necesitamos establecernos metas para evaluar los rendimientos. El aumento del 100% debe estar enmarcado dentro de la disciplina fiscal para no caer en el populismo. Los aumentos salariales deben estar condicionados a recibir educación de mayor calidad.
Inversión en Ciencia, Tecnología e Innovación
Hoy invertimos 0.15% del PBI en innovación tecnológica. Es una meta alcanzable invertir no menos de 2% para el 2021.
Planteo que en el marco de la democracia digital, el Perú en el año 2016, tendrá acceso gratis a internet, en todas aquellas áreas donde ahora no existe.
Infraestructura
Agua, desagüe, caminos rurales, electrificación, carreteras, puertos, aeropuertos; competitivos para exportar más y mejor.
El crecimiento genera más presiones por energía. Hoy tenemos problemas en esta área que si no los atendemos puede generar el colapso.
Reformas de las instituciones democráticas
La administración de justicia.
No es posible que el Perú sea competitivo con un sistema de administración de justicia, la justicia se compra y se vende. La inestabilidad jurídica ahuyenta la captación de capitales de inversión.
Corrupción
Según el Global Competitiveness Report (2010-2011), en Desviación de fondos públicos el 2009 ocupábamos el puesto 68. Este año hemos caído al puesto 86, de 139.
Esto no nos ayuda a ser un país competitivo.
Hoy 51% de los ciudadanos considera que la corrupción es el principal problema del Perú. Y 56% cree que la corrupción de funcionarios públicos es uno de los obstáculos que impide ser competitivo en camino al desarrollo.
No hay espacio para la ambigüedad de luchar contra el Terrorismo y el Narcotráfico.
El narcotráfico puede ser uno de los cánceres de nuestra sociedad y nuestra economía.
Reflexiones finales
Apostamos por crecer a no menos del 7% de manera sostenida en el próximo quinquenio.
Apostamos por una oferta exportable con mayor valor agregado.
Apostamos por infraestructura y conectividad eficiente.
Hemos hecho lo necesario para crecer; ahora es momento de desarrollarnos social y sustentablemente.
Hemos mejorado en aspectos comerciales y financieros; ahora es el momento de la productividad y la competitividad.
Hemos abierto las puertas a los mercados internacionales; ahora es momento de aprovechar dichas oportunidades.
Hemos instalado la economía social de mercado; ahora es momento de potenciar el factor social de esa ecuación.
Hemos sentido orgullo de nuestro pasado glorioso; ahora es momento de preservar nuestros recursos naturales y culturales, y ponerlos en valor.
Hemos mejorado nuestra autoestima nacional; ahora es momento de pensar en grande.
Hemos soñado demasiado con los ojos cerrados; ahora es momento de actuar con los ojos abiertos.
Los convoco a construir juntos una visión de futuro. El Perú de unos pocos, no es el Perú que queremos. Los invito a construir juntos la visión de futuro que crece competitivamente y con inclusión social.

Muchas gracias.

Urubamba, 13 de Noviembre de 2010.

Etiquetas: , ,

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<$I18N$LinksToThisPost>:

Crear un vínculo

<< Página Principal