Politikha / Blog de Luis Alberto Chávez

15 agosto, 2009

Las ideologías y el Estado eficaz

Parafraseando la célebre frase de Haya de la Torre “Ni Washington ni Moscú sólo el Apra salvará al Perú”, Alejandro Toledo acaba de acuñar una variante de lo más provocadora en una entrevista ofrecida a La República: “Ni izquierdas ni derechas sólo la eficacia salvará al Perú”.

Dice el ex Presidente: “… ser de izquierda o derecha no ayuda a entender lo que pasa hoy en el Perú y el mundo. Esta es una división del pensamiento político basada en posiciones ideológicas del pasado, son paradigmas rotos. Hoy tenemos que hablar de políticas eficaces e ineficaces, de planteamientos que lleven a resolver la crisis económica, generar puestos de trabajo, servicios de salud, etc. Mi punto es que ni las izquierdas ni las derechas, sólo la eficacia salvará al Perú. Cuando digo eso me refiero exactamente a entregar resultados concretos y medibles para los más pobres. No nos quedamos atrapados en las ideologías, sino que avanzamos hacia la praxis de desarrollar una política económica responsable”.
El debate en torno a la ideología no ha terminado ni desde que Francis Fukuyama anunció el fin de la historia y el triunfo del neoliberalismo democrático, ni desde que el propio Fukuyama se retiró del grupo neoconservador que alentó el intervencionismo norteamericano en el Golfo Pérsico que al comienzo el mismo alentó y apoyó.

El debate en torno a las ideologías como forma de entender y ver el mundo se mantiene. Lo que ha caducado es la ideología pura como instrumento de gobierno, o como prisma para modelar procesos de gestión. Las ideas compartidas por grupos sociales sobre determinados hechos y circunstancias siguen vigentes. Lo que no se puede admitir es que esos puntos de vista se mantengan en el ejercicio del poder por el sólo hecho de pertenecer a un grupo.

Ni la derecha por sí sola con su vocación por el mercado y las inversiones de aquí o de allá, ni la izquierda con su sentido social de ayudar a los más pobres pueden por sí solas resolver la tarea de gobernar con sentido de justicia.

Se necesita una dosis de ambos. El mercado es un regulador natural de las fuerzas económicas, pero hay grupos sociales que viven en situación de desventaja social –desnutridos física y competitivamente- a los que el Estado debe ayudar a que tengan igualdad de oportunidades.

Es el caso del Programa “Juntos”. Desde una concepción conservadora de derecha, los organismos internacionales se oponían al principio al funcionamiento de este instrumento de ayuda a los más pobres.

El Estado no puede entregar dinero a la gente, reflexionaban desde su trinchera ideológica.

Pero, es el caso, de gente que vive olvidada por todos, que no puede esperar a que la economía crezca y le llegue el desarrollo a cuentagotas; que necesita un mínimo de servicios (Nutrición, Salud, Educación), no digo para competir, muchas veces, para vivir.

Es gente que no entiende de ideologías, ni debates académicos. Es gente que espera que los ciudadanos mejor preparados que manejan el Estado se acuerden de ellos. Es gente que quiere un Estado eficaz.

Etiquetas: , , ,

2 Comentarios:

  • Alejandro toledo se va perfilando como una opción real y auspiciosa para el 2011. Seamos realistas, a los extremos no hay opciones que valgan la pena.
    Cardan

    Por Blogger DEJA TUS DATOS O REQUERIMIENTO, A la/s 11:17 p.m.  

  • Estoy de acuerdo con mucho de su discurso, con la opinión de lograr siquiera un colchón social mínimo que garantice que la gente simplemente mantenga su dignidad humana y no se muera de hambre. Sin embargo el discurso de la competencia (incluso partiendo desde la por ahora imposible igualdad de oportunidades) ha demostrado no ser el medio más "eficiente". Hace décadas se comprobó que los fundamentos de la economía moderna, dígase el libre mercado y la competencia individualista, no conseguían per sé un mejor resultado, y hace pocos años se comprobó que ni siquiera el esquema tradicional de la oferta y la demanda sirven como un regulador más o menos aceptable del comportamiento económico ya que pueden ser seriamente afectados por distintos agentes que controlan el mercado y muchas veces se desdibujan ante las crisis y las burbujas tan frecuentes en estos últimos años. Estudios que valieron el premio Nobel en economía.
    Es como leí por ahí que "la economía individualista es como hacer jugar en un campo de fútbol a muchas estrellas y que cada uno haga lo que mejor le parezca sin un esquema táctico o algún tipo de comunicación. Es más que evidente que este equipo fracasará si se enfrenta a alguno que tenga un mínimo de estrategia y cooperación entre sus jugadores." Siempre me ha parecido que un razonamiento tan evidente y tan sencillo de comprender la realidad nunca haya sido tomado en cuenta en los miles de estudios que existen sobre economía y que los estudios que matemáticamente cancelan este sistema jamás hayan sido difundidos o por lo menos cuestionados abiertamente.
    Reitero es urgente lograr garantizar un mínimo de seguridad para las personas pero el concepto mismo de la competencia como regulador eficiente del mercado será siempre un contrasentido al más sencillo razonamiento sobre cómo entender la realidad y las relaciones humanas

    Por Blogger Mario, A la/s 6:30 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]



<$I18N$LinksToThisPost>:

Crear un vínculo

<< Página Principal